5 consejos para combatir las arrugas del rostro

5 consejos para combatir las arrugas del rostro



El tiempo es un juez implacable que acaba marcando nuestro rostro con sus efectos. Las arrugas que se forman en la cara están producidas por la repetición de expresiones faciales, por la reducción de los niveles de colágeno, la genética o una deficiente hidratación y excesiva exposición al sol (estos suelen ser los factores más habituales). Para evitar las arrugas faciales o, al menos, retrasar su aparición y atenuar su impacto, te proponemos hoy una serie de consejos.

Deja de fumar

Uno de los muchos efectos negativos del tabaco es que provoca el nacimiento prematuro de arrugas en la piel. Cuando fumamos, los niveles de oxígeno se reducen de manera drástica y, en este sentido, también lo hace el flujo de sangre a nuestro rostro, lo que motiva la aparición temprana de líneas faciales y pliegues.

Sobreexposición al sol

Tomar el sol es bueno para nuestra piel pero, como todo en esta vida, en su justa medida. Precisamente por esto, una sobreexposición al sol provoca la aparición de arrugas en la piel. Siempre que te dejes caer en los brazos de ‘Lorenzo’, procura que sea en periodos cortos y siempre utilizando factores de protección suficientes. Del mismo modo, el frío prolongado también provoca que la piel de nuestro cuerpo se reseque.

Somos lo que comemos

Ya lo dice el refrán. Una dieta rica y equilibrada te cuida y, por supuesto, también se hace cargo de la frescura de la piel de tu rostro. Los alimentos ricos en vitamina C ayudan a la producción natural de colágeno. Entre estos se encuentran:

–          Carne de pollo.

–          Lácteos.

–          Espinacas.

–          Brécol.

–          Kiwis.

–          Naranjas.

–          Pistachos.

–          Judías verdes.

Otros alimentos como los tomates o los cítricos en general tienen efectos antioxidantes para el rostro. El pescado, fuente natural de omega 3, también es un ‘aliado’ imprescindible para cuidar la piel de tu cara.

Hidrátate

Como te apuntábamos, una deficiente hidratación provoca que tu piel envejezca rápidamente. Bebe del orden de dos o tres litros diarios de agua para favorecer unos correctos niveles de hidratación.

Huye del sedentarismo

Hacer deporte, sobre todo cardio, no sólo es bueno para adelgazar o mantener la línea. El deporte habitual permite que el cuerpo se oxigene y, por lo tanto, que nuestra piel reciba ese imprescindible aporte.

En Clínica Iliou también podemos ayudarte a combatir los efectos del paso del tiempo en tu rostro con nuestros tratamientos faciales sin cirugía. No dudes en solicitarnos toda la información que necesites.