tratamiento con ácido hialurónico

Aplicaciones estéticas del ácido hialurónico



El ácido hialurónico es una sustancia que se encuentra en muchos de los órganos y tejidos de nuestro cuerpo pero con el paso del tiempo su presencia se ve disminuida notablemente, lo que produce los conocidos efectos de envejecimiento, como las arrugas en la piel, la pérdida de firmeza en la misma, flaccidez, acentuación de las líneas de expresión, lo que se conoce popularmente como “patas de gallo”, etc.

Esa es la razón por la que muchas personas decidan someterse a tratamientos de ácido hialurónico para recuperar el aspecto que tenían antes, aunque este elemento no tiene como finalidad hacer desaparecer las arrugas, sino que cuenta con muchas aplicaciones estéticas. Pese a que ahora está muy de moda, el ácido hialurónico fue descubierto en el año 1934, aunque no comenzó a usarse especialmente en el mundo de la cosmética hasta bien entrada la década de los años 90, donde empezaron a conocerse sus propiedades de cara a proporcionar una mayor hidratación de la piel, aumentar su volumen, etc.

Funciones principales del ácido hialurónico

Entre las muchas funciones con las que cuenta el ácido hialurónico destaca la hidratación y creación de una barrera defensiva de la piel además de retrasar su envejecimiento, proporciona estabilidad mecánica a las articulaciones, firmeza y suavidad entre otras características. En el campo de la estética es muy utilizado y se puede aplicar de diferentes formas sin ningún problema dado que el ácido hialurónico se crea mediante biosíntesis, lo que hace que no haya que hacerse ninguna prueba de alergia antes de recibir el tratamiento, haciendo que éstos sean de los más seguros que podemos encontrar en una clínica estética y ofrecen resultados que se notan desde el primer momento.

Aplicaciones estéticas del ácido hialurónico

El AH puede ser utilizado para un gran número de tratamientos entre los que destacan:

  • Relleno de arrugas.
  • Relleno de líneas de expresión.
  • Corrección de la depresión de ojeras.
  • Mesoterapia facial para mejorar tanto la textura como el aspecto de la piel.
  • Mejorar el contorno y comisura de los labios.
  • Tratamiento de arrugas labiales o alrededor de la boca (peribucales)
  • Arrugas perioculares externas (patas de gallo)
  • Aumento del volumen de los pómulos o labios.
  • Líneas de expresión que pueden aparecer a ambos lados de la nariz hacia la boca, conocido como surcos nasogenianos.

Para finalizar, no podemos olvidar que los tratamientos con ácido hialurónico no producen nunca rechazos ni tienen efectos secundarios, por lo que su seguridad es máxima.