evitar las manchas faciales

Cómo evitar o prevenir las manchas faciales



Las manchas faciales pueden producirse por muchos factores diferentes como la edad, el efecto de los rayos del sol, determinadas enfermedades, carencia de hierro, calcio o vitaminas… Es importante ponerse en manos de un profesional que determine si se debe a algo serio, descartando alguna clase de cáncer y pueda recomendarnos algún tratamiento anti-manchas.

Descartado este tipo de problemas, podemos seguir algunos pasos para la prevención y reducción de las manchas en la piel, como por ejemplo el uso de fotoprotectores, hidratarnos correctamente o evitar la sobre-exposición directa al sol sin habernos echado crema protectora con el factor adecuado…

Los maquillajes pueden ser otro de nuestros grandes aliados a la hora de disimular las manchas faciales. En este caso, los maquillajes con fotoprotector nos serán de gran utilidad, dado que no solo cubrirán las imperfecciones que tengamos, sino que también nos ayudarán a prevenir la aparición de más manchas en nuestra piel, especialmente en una zona tan visible como nuestra cara.

Retirarnos correctamente el maquillaje al final del día es algo primordial, para lo que necesitaremos usar productos que no resulten abrasivos o incluso los que están especialmente diseñados para pieles con manchas, que harán que la piel sea tratada con mucho más cuidado y la mantendrán en unas condiciones de limpieza e hidratación óptimas.

Trucos para reducir las manchas

El limón puede convertirse en un potente aliado para acabar con las manchas de nuestra cara. Lo tendremos que aplicar todas las noches, dejar que lo absorba la piel y lavar la cara cuando nos levantemos. Con este remedio iremos notando poco a poco los resultados.

Otro remedio eficaz es la leche. Tendremos que mezclar dos cucharadas soperas de leche con el zumo de un limón y lo aplicaremos en la cara dejando que seque. No debemos exponernos al sol con este remedio y si queremos, podemos aplicar un poco de aloe vera para la regeneración de las células.

El azúcar puede llegar a ser un exfoliante natural muy recomendable para regenerar la piel. Podemos mezclarlo con zumo de limón e ir aplicándolo sobre las manchas solares que tengamos en el rostro una media hora antes de dormir y al día siguiente lavaremos bien la cara y protegeremos la zona

Para hidratar, nutrir y regenerar la zona afectada por las manchas, se recomienda la utilización del aceite de oliva sobre la piel, con lo que además se conseguirá dar más luminosidad y atenuar las manchas