mastopexia

¿Cómo se realiza una elevación de mamas?



Cada vez son más las mujeres que quieren hacerse una elevación de pecho, dado que sus senos comienzan a perder turgencia y tienen un aspecto caído y flácido. Hoy en día la medicina permite realizar esta clase de operaciones conocida como mastopexia, con la que puede reconstruirse el seno y devolverlo a su posición original, proporcionándole una forma acorde al resto del cuerpo.

¿Por qué se cae el pecho?

Son muchas las posibles causas por las que el pecho pueda caerse, importantes pérdidas de peso, el embarazo y su posterior lactancia, la edad o simplemente la fuerza de la gravedad si se tienen unos pechos grandes son algunas de las causas para que el pecho pierda elasticidad y firmeza, acabando por descolgarse.

Actualmente existen diferentes cremas con poder reafirmante para estos casos, aunque cuando se trata de un pecho demasiado caído la única solución es pasar por el quirófano para someterse a esta clase de cirugía.

Revisión e intervención quirúrgica

Antes de someterse a una operación de estas características, el cirujano estudiará en profundidad el caso, determinando si procede la intervención. En caso de que se vaya a realizar, lo primero que se hace es marcar con rotulador varias líneas que le servirán como guía para poder ir retirando la piel sobrante.

En este caso, una de las técnicas más utilizadas para la elevación del pecho es realizar varias incisiones alrededor de la areola y mediante ellas se elimina el exceso de piel, grasa y también el tejido mamario con lo que se puede ir modelando un pecho más firme y acorde con el resto del cuerpo.

Se trata de una operación que se realiza con anestesia general, por lo que hay ingreso hospitalario, aunque se recibe el alta generalmente al día siguiente de la intervención, pero se debe hacer reposo y evitar cualquier clase de esfuerzo al menos durante una semana para que todo vaya correctamente. Asimismo se debe seguir un tratamiento durante unos días con antibióticos y analgésicos.

Como casi todas las intervenciones quirúrgicas, la mastopexia deja pequeñas cicatrices, pero su tamaño dependerá directamente de la cantidad de piel que se haya retirado y también de la distancia a la que haya tenido que ser desplazada la areola.

Es una intervención relativamente sencilla y que consigue resultados bastante notables y satisfactorios para un alto índice de mujeres, razón por la cual es una de las intervenciones quirúrgicas en los pechos más realizadas.