retencion de liquidos

Consejos para evitar la retención de líquidos



La retención de líquidos es un problema que afecta a muchas personas, tanto a hombres como a mujeres y suele aparecer en diferentes situaciones como el embarazo o la menopausia en las mujeres y en ambos sexos cuando se padecen de algunas enfermedades hepáticas, cardiacas o renales.

Para conseguir reducir o eliminar la retención de líquidos, si ésta última es muy ligera, podemos adoptar diversas medidas, con lo que se conseguirá un mejor tren de vida al evitar las piernas cansadas y las molestias asociadas a esta afección.

¿Cómo podemos evitar la retención de líquidos?

La sal es un gran aliado de la retención de líquido, por lo que debemos intentar consumir menos sal en las comidas así como alimentos que la contentan como por ejemplo las comidas precocinadas, embutidos, conservas, pipas saladas, palomitas, etc.

Lo mismo que ocurre con la sal debemos hacerlo con el azúcar como la bollería industrial, las golosinas, postres con demasiado azúcar, helados industriales, etc. La razón es porque la glucosa en altas cantidades consigue arrastrar agua por el método de ósmosis, lo que hace que su retención se vea favorecida por el organismo.

El agua puede ser uno de nuestros mejores aliados dado que cuando el organismo recibe la señal del cerebro de que se está recibiendo suficiente hidratación, éste realizará automáticamente la eliminación de los líquidos retenidos mediante la orina. Se recomienda beber unos dos litros de agua al día y si se toma agua mineral hay que procurar que no sea rica en sodio porque nos resultará contraproducente.

Volviendo al tema de las comidas, también debemos olvidarnos de los fritos congelados, los cuales también tienen altos índices de sal así como unos aportes calóricos bastante importantes así como grasas. No se debe hacer una dieta de choque y hacer un cambio radical pero sí se debe ir poco a poco introduciendo productos frescos en la dieta, sobre todo frutas y verduras de temporada.

La ropa juega también otro papel importante y no se recomiendan aquellas prendas muy ajustadas  porque no hacen otra cosa que obstruir la circulación y entorpecen al cuerpo la expulsión de líquidos.

Si ya hemos hablado de la alimentación, la bebida y la ropa, tampoco podemos olvidarnos de otro de nuestros grandes aliados contra la retención de líquidos, el ejercicio físico, el cual hay que realizar al menos durante una media hora al día, aunque se recomienda que sea una hora, dependiendo de la edad y el estado físico de cada persona.

El ejercicio físico nos ayudará a reactivar nuestra circulación, por ello es muy importante olvidarse poco a poco de la vida sedentaria y pasar largas horas frente al ordenador o viendo la televisión, especialmente ahora que estamos muy cerca del verano y podemos disfrutar más de las actividades al aire libre.

Dependiendo del índice de retención de agua que tengamos, nos costará más o menos ir eliminando ese problema, pero solo si poco a poco se van adquiriendo unos buenos hábitos como hemos visto en esta entrada.