mamoplastia de reducción

¿Cuándo he de someterme a una mamoplastia de reducción?



Lo mismo que hay muchas mujeres que quieren someterse a una operación de aumento de pecho, hay otras que requieren una intervención para reducir el volumen de sus senos. La mamoplastia de reducción es un procedimiento quirúrgico que tiene como objetivo reducir el tamaño del pecho mediante la extirpación de grasa, así como tejido mamario y piel.

Esta intervención consigue que los pechos queden más pequeños y firmes. Otro punto a tener en cuenta es que también puede reducirse el tamaño de la areola o pezón, con lo que los pechos quedarán armónicos y equilibrados estéticamente.

¿Por qué se realiza esta intervención quirúrgica?

La operación de reducción de pecho se hace para aliviar problemas físicos sobre todo, por delante de consideraciones estéticas. Debemos tener presente que las mujeres que tienen los pechos muy voluminosos se enfrentan a un gran hándicap, porque el tamaño puede interferir con muchas de sus actividades diarias más comunes y también puede llegar a causar molestias físicas bastante notables.

Podemos encontrar varios motivos por los cuales una mujer decida realizarse esta intervención: físicos o emocionales principalmente. Si lo miramos desde el punto de vista físico, una mujer puede someterse a una mamoplastia de reducción por:

  • Erupciones frecuentes y muy molestas bajo los pechos.
  • Problemas nerviosos crónicos, los cuales pueden estar originados por una mala postura, lo que provoca entumecimientos frecuentes de los brazos o incluso las manos.
  • Infecciones de quistes mamarios con mucha frecuencia.
  • Intensos dolores de espalda y zona del cuello debido al peso de los pechos.
  • Cefaleas recurrentes.

Desde el punto de vista psicológico, muchas mujeres pueden llegar a sentirse cohibidas en sus relaciones sociales y desarrollar un cierto complejo estético al tener unos senos de tamaño considerable. Del mismo modo, los senos y su tamaño determinan en gran medida las actividades (deporte, acciones del día a día…) que las mujeres pueden llegar a realizar en plenitud, sin un gran desgaste físico.

Cada caso es un mundo y antes de tomar cualquier medida, lo más recomendable es visitar a un profesional y que sea él o ella quienes decidan qué es lo mejor que se puede hacer en cada caso. En nuestro caso, si te estás planteando someterte a una mamoplastia de reducción, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.