reconstrucción mamaria

¿Cuándo debe hacerse una reconstrucción mamaria?



Hace poco te mostrábamos en nuestro blog que una de las razones fundamentales a la hora de decantarnos por un centro de cirugía estética tiene que ser la información facilitada y el grado de confianza que exista entre paciente y profesional. En este sentido, el especialista siempre tiene que proporcionar a los pacientes toda la información que sea necesaria de cara a los tratamientos y posibles alternativas que existan a los mismos.

Por ejemplo, la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (SECPRE) apunta que nada menos que 6 de cada 10 mujeres que se someten a una intervención de extirpación de pechos como consecuencia de un cáncer de pecho (alrededor de 16.000 casos anuales en nuestro país) no son informadas de las posibilidades que existen en todo lo relacionado con la reconstrucción mamaria. Menos de 5.000 de estas mujeres proceden a reconstruirse las mamas y, de ellas, poco más de 1.900 lo hacen en la misma intervención de mastectomía.

En este sentido, desde la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética se recalca que, en el apartado de la reconstrucción mamaria, las razones más comunes para que las mujeres no la hagan de manera inmediata tras la mastectomía están la opción de la propia mujer, que no desea más intervenciones inmediatas que las puramente necesarias, las dificultades de cada caso concreto o la existencia de dolencias o problemas médicos asociados a la paciente que dificulten la puesta en práctica de la operación (exceso de peso, hipertensión…).

Las intervenciones de reconstrucción mamaria tras una mastectomía que emplean tejido autólogo (es decir, de la propia paciente) son las más populares y extendidas en los últimos años de acuerdo con la SECPRE. En este sentido, se apunta a la eficacia de los resultados, similares a una mama natural, como la razón de su preponderancia.

Los especialistas señalan que, en la medida de lo posible y si no existen complicaciones ni contraindicaciones, las mujeres que se vean sometidas a una operación de mastectomía procedan a la realización de la reconstrucción mamaria de manera inmediata. Esto se da ya que la realización de ambas operaciones de manera paralela hace que la agresividad de la intervención sea mucho menor desde el punto de vista quirúrgico. Además, proceder a llevar a cabo ambas operaciones de manera seguida redunda en un impacto visual, estético y, por tanto, psicológico mucho menor para la paciente.