rinoplastia

Decálogo para una rinoplastia segura



Ya sea para someternos a una liposucción de abdomen, una blefaroplastia o eliminar grasa localizada de cualquier parte de nuestro cuerpo, siempre es necesario seguir una serie de recomendaciones y consejos previos.

Desde la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (http://secpre.org/ ) se ha publicado un decálogo de recomendaciones para los pacientes que estén pensando someterse a una rinoplastia. Estamos ante una de las operaciones de estética más realizadas en España.

De hecho, uno de cada 1.000 españoles se somete cada año a esta intervención de cirugía estética, ya sea por motivos de salud o puramente estéticos. La Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética tiene una serie de recomendaciones para los pacientes, que pasan por:

  •           Acudir a un profesional titulado y, en caso de creerlo necesario, solicitar esa titulación.
  •           Comprobar que las instalaciones en las que se va a desarrollar la intervención están homologadas y cuentan con las debidas garantías.
  •           Valorar con el profesional los motivos que llevan al paciente a querer operarse.
  •           Valorar con el profesional que el desarrollo óseo de la nariz está completo.
  •           Asumir que las expectativas sobre los resultados reales y deseados pueden no coincidir.
  •           Saber que el preoperatorio puede (o, más bien, debe) incluir pruebas tales como un electrocardiograma, un estudio de coagulación o una radiografía de tórax.
  •           Dejar al especialista valorar la técnica más adecuada para la rinoplastia.
  •           Saber que los dolores tras la intervención se pasan de manera sencilla con analgésicos y que el postoperatorio incluye taponamiento de las fosas nasales unos dos o tres días, así como el uso de una férula nasal (7 a 10 días).
  •           Tener en cuenta que puede ser recomendable, por la entidad quirúrgica de la rinoplastia, realizar la intervención en solitario, sin combinarla con otras.
  •           Asumir que no existe la ‘nariz perfecta’ y que, en este sentido, lo que prima es la proporción y los resultados naturales.

Ya sea para aumentar la autoestima o por favorecer una mejora de la respiración del paciente, la rinoplastia es una operación de estética poco agresiva y tremendamente eficaz. Precisamente, si te estás planteando someterte a una liposucción de abdomen, una bichectomía o cualquier otra operación, no dudes en solicitarnos información.