thigh gap

¿En qué consiste el thigh gap?



El thigh gap es una de las tendencias más actuales en cuanto a pérdida de peso se refiere y está teniendo un gran éxito entre muchas adolescentes no solamente del país americano sino en prácticamente todo el mundo. Para quien aún no sepa qué es lo que significa thigh gap es conseguir que al juntar las piernas quede un espacio de al menos 2 centímetros entre los muslos, algo que, en muchos casos, puede llevar a la anorexia o incluso a depresiones.

Según muchos expertos, este espacio entre las piernas es prácticamente imposible de lograr porque no se consigue dejando de comer o realizando férreas rutinas de ejercicios sino que en la mayoría de casos tiene que ver con la estructura ósea de cada chica, algo que no se suele dar con frecuencia, por lo que puede llegar a convertirse en una obsesión enfermiza para conseguirlo, donde muchas chicas se sacrifican  al máximo incluso dejando de comer o comiendo lo mínimo para conseguirlo.

Un riesgo para la salud

El hecho de dejar de comer supone un verdadero peligro para la salud aunque es algo que a muchas chicas, engatusadas por el supuesto estatus que proporciona o por el reconocimiento de los demás, no les importa y ponen en riesgo su vida pudiendo sufrir diferentes patologías serias, algunas de ellas incluso de por vida.

Los trastornos alimentarios son el día a día de muchas chicas en todo el mundo y también uno de los problemas a los que se ven obligados a tratar muchos profesionales de la salud, porque es algo que está cada vez más extendido y para muchas hay que conseguir estar delgadas en todas partes excepto en los pechos.

No se puede cambiar la estructura ósea

Se ha llegado a decir que tomando píldoras anticonceptivas para generar estrógeno adicional, puede ayudar a ensanchar las caderas y contribuir al efecto thigh gap, pero no es así, los expertos lo desmienten así como aseguran que no existe ninguna dieta, sea extrema o no, o rutina de ejercicios que tenga la capacidad de cambiar la estructura de los huesos.

Lo único que podría conseguirlo es una lipoescultura específica que eliminase los depósitos de grasa del tercio superior interno de los muslos y también eliminar la grasa localizada de la cara interna de la rodilla, con lo que se crearía cierta armonía.