prevenir varices

Hábitos diarios frente a la aparición de varices



Las varices son una de las lesiones vasculares más comunes. Afectan tanto a hombres (40%), como a mujeres (60%), pero son las féminas las que se preocupan más por eliminarlas, bien sea por estética o por prescripción médica. Sin llegar a pasar por el quirófano, se puede llevar un estilo de vida que ayude a prevenirlas o que permita que, en la medida de lo posible, no sigan avanzando. Se trata de introducir unas sencillas pautas a nuestra vida cotidiana para que progresivamente se conviertan en hábitos. A continuación se proponen una serie de consejos:

  • Seguir una dieta equilibrada y saludable que nos permita mantener un peso adecuado y un sistema circulatorio sano (consumir abundantes frutas y verduras, beber 2 litros de agua diaria, etc. ). El consumo de vitaminas C y E es muy importante, dado que mantienen elásticas las paredes de las venas y favorecen el flujo sanguíneo y la no coagulación. Es necesario controlar también el estreñimiento, dado que la presión dificulta la circulación en las piernas. Una buena dieta a seguir sería la mediterránea.
  • Dejar de fumar. El tabaco resulta altamente nocivo para la circulación sanguínea y, por lo tanto, el consumo del mismo está estrechamente ligado a la aparición de varices.
  • Realizar ejercicio físico regularmente. La vida sedentaria favorece su aparición, por lo que resulta conveniente hacer deporte a diario. Ejercicios como caminar, nadar, subir y bajar escaleras o andar en bicicleta son adecuados. Los paseos por la orilla de la playa sumergiendo las piernas en el agua son altamente beneficiosos. Si se permanece muchas horas al día sentado (por cuestiones laborales, por ejemplo) es muy importante dedicar unos minutos cada hora a extender las piernas, estirarse, dar un pequeño paseo o simplemente cambiar de forma frecuente de postura. Procurar asimismo no permanecer de pie de forma estática durante un tiempo prolongado.
  • Utilizar prendas adecuadas. Preferentemente de tejidos naturales y no muy ajustadas. Las prendas que oprimen el abdomen o las piernas dificultan el retorno venoso.
  • Emplear calzado con tacón moderado, de 3 a 4 cm.
  • Darse duchas de agua fría para activar la circulación. Masajear con crema hidratante al finalizar. Es importante comenzar a aplicar la crema desde el pie y terminar en los muslos.
  • Evitar la exposición solar en las horas centrales del día.
  • Dormir entre 8 y 9 horas diarias es fundamental para un descanso reparador. Si se coloca un cojín para elevar los pies, el flujo sanguíneo se verá más favorecido.