ejercicio físico antes de la liposucción

Hábitos para sacar partido a una liposucción



Al proceder a eliminar grasa localizada suprimiremos rápidamente unos kilos de más, pero el proceso no se limita a pasar por el quirófano. Y es que después debemos establecer un mejor equilibrio en nuestra dieta para mantener los excelentes resultados que se consiguen con esta intervención. Pero no hay que limitarse al “después”. El “antes” también es muy importante. a la hora de optimizar una liposucción.

En cuanto a la alimentación se refiere hay que tener una buena disciplina y, en este aspecto, debe ser una dieta que esté enfocada a la triada nutrición, inmunización e hidratación. Con ello mejoraremos el estado de los músculos, articulaciones, huesos, nervios y células de la sangre. Además, si se lleva una nutrición equilibrada nuestro cuerpo mejorará su coagulación y se reducirá la posibilidad de sufrir hematomas de gran tamaño.

Alimentos que debemos evitar y lo que no

Para que la alimentación sea equilibrada hay que evitar caer en tentaciones como pueden ser los productos refinados (bollería  industrial, pastelería, galletas, pizzas, pastas, etc.); encurtidos, salazones, conservas, mantequilla y derivados, mayonesa, alimentos precocinados, fritos, alimentos con alta carga de azúcar, bebidas gaseosas…

Entre los alimentos que debemos incluir en nuestra dieta destaca la carne de pollo, atún, pavo y alimentos que cuenten con un alto índice de proteínas magras. También destacan los carbohidratos complejos, verduras de hoja verde, fruta fresca, legumbres, soja, algunos lácteos bajos en grasa, etc.

Ejercicio

No solo hay que seguir una dieta equilibrada sino que debemos acompañarla de algo muy recomendable para todo el mundo y a cualquier edad, el ejercicio físico. Nos ayudará a ir perdiendo grasa poco a poco si lo combinamos con la alimentación equilibrada y si somos constantes y hacemos al menos una hora de ejercicio al día.

Los ejercicios más recomendables para hacer antes de una liposucción buscan una tonificación del cuerpo entero, por lo que lo más recomendable serán los ejercicios cardiovasculares como correr, andar en bicicleta o nadar, ejercicios muy completos que nos ayudarán a mejorar nuestro aspecto físico y tonificar el cuerpo.  En caso de no poder realizar estos ejercicios, se recomienda caminar mucho, un mínimo de 5 kilómetros cada día o cada dos días.

De esta forma acostumbraremos a nuestro cuerpo a comer correctamente y a las rutinas diarias de ejercicios, por lo que influirá en un mejor resultado de la intervención y no nos costará demasiado trabajo seguir estas pautas tras proceder a eliminar la grasa localizada.