la obesidad como factor de riesgo tras una operacióm

La obesidad como factor de riesgo tras una operación



Para los pacientes que tengan pensado someterse a un tratamiento estético es esencial el asesoramiento y cuidado previo de cara a determinar los factores de riesgo, no sólo para la propia operación, sino también para el periodo inmediatamente posterior a la misma. Los especialistas consideran que la obesidad y el sobrepeso son dos de los principales.

Un reciente estudio de la Sociedad Americana de Cirujanos Plásticos pone de manifiesto que hay un riesgo significativamente más elevado de que pacientes obesos sufran complicaciones tras una intervención de cirugía estética.

En este sentido, esta entidad cifra en un 35% las mayores posibilidades que los pacientes con sobrepeso tienen de experimentar complicaciones en los 30 días posteriores a una operación de cirugía plástica.

Usando los casos de alrededor de 48.000 pacientes de sus bases de datos (sometidos a intervenciones de blefaroplastia, liposucción de abdomen o reducción de senos…), la Sociedad Americana de Cirujanos Plásticos determinó que el 4% de los pacientes entraban en la categoría de personas con sobrepeso, en mayor o menor grado, o, directamente, obesidad.

En este sentido, en los 30 días posteriores a la intervención, el 7,3% de los pacientes obesos tuvieron que realizar una visita de urgencia a su especialista por complicaciones tras la operación, frente al 3,9% que suele ser habitual en los pacientes con un Índice de Masa Corporal estándar.

Del mismo modo, los estudios de esta entidad señalan que los costes que suelen tener que afrontar los pacientes con diferentes niveles de sobrepeso u obesidad son considerablemente mayores. En este sentido, los expertos señalan la importancia de concienciar a los pacientes acerca de la necesidad de cambiar sus hábitos y tratar de perder peso antes de la operación. En esta línea, una condición asociada habitualmente al exceso de peso como es la diabetes también entra en juego.

Y es que desde la Sociedad Americana de Cirujanos Plásticos se apunta que es imprescindible revisar y chequear los niveles de glucosa en sangre y tratar de que éstos permanezcan en unas cotas aceptables de cara a reducir las posibilidades de tener complicaciones después de una operación de cirugía estética.

Si acudes a nosotros para una liposucción de abdomen, una blefaroplastia o cualquier operación de estética relacionada, nosotros nos encargaremos de realizar un completo estudio previo de tu caso, de cara a determinar los posibles riesgos y complicaciones y, así, hacer el procedimiento plenamente seguro.