eliminar grasa localizada

Liposucción: preguntas frecuentes



A la hora de someterse a una liposucción, muchas son las cuestiones que asaltan al paciente. En efecto, las personas que desean eliminar la grasa localizada deben estar muy bien informadas antes de ponerse en manos del especialista.

Por eso hoy vamos a trasladarte las respuestas ante las preguntas frecuentes sobre la liposucción.

¿Liposucción es igual a lipoescultura?

No, no lo es. La liposucción es una operación orientada a eliminar la grasa localizada en zonas concretas, mediante cánulas, y reafirmar la piel después de la operación. La lipoescultura tiene como objetivo cincelar el cuerpo, especialmente en aquellas zonas no ‘susceptibles’ de ser objeto de una liposucción (como la cara o el cuello, por ejemplo).

¿Duele la liposucción?

Las molestias de la operación de liposucción son mínimas. En lo que respecta a las cicatrices, las marcas son muy pequeñas, de apenas 4 milímetros, y se corresponden a las cánulas.

¿Son inmediatos los resultados?

No, tardan un tiempo en apreciarse. Como en toda intervención quirúrgica estética, es necesario que pase un tiempo para que el cuerpo ‘se asiente’. En este sentido, a los 90 días comienzan a apreciarse los resultados, si bien es a 150-180 días cuando éstos son plenamente evidentes.

Soy obeso, ¿me someto a una liposucción?

La liposucción no es la respuesta a casos de obesidad, especialmente los de tipo genético. La respuesta a estos casos la tiene siempre tu endocrino. La liposucción elimina grasa sobrante en lugares en los que no es sencillo eliminarla mediante otras vías (dieta, ejercicio…).

¿Volveré a acumular grasa?

La liposucción es muy eficaz, si bien no es milagrosa. En este sentido, has de tener en cuenta que con la liposucción se eliminan gran parte de los adipocitos, que son los verdaderos culpables de que la grasa se acumule en las zonas afectadas.

Sin embargo, no has de dormirte en los laureles. Si no cambias tu dieta e incorporas algo de ejercicio a tus rutinas diarias, eliminar la grasa localizada de poco va a servir, pese a que en la zona concreta de la intervención resulte difícil que la grasa vuelva a ‘hacerse fuerte’.