Descripción 2

Contacta con la clínica

14+6=? 

 

Peeling veraniego, consigue una piel fresca y natural

¿Quién dijo que de peeling en verano nada? Los dermatólogos reservaban sus tratamientos para el invierno, pero eso era en el Pleistoceno.  Las investigaciones evolucionan y los tratamientos también. Lo que antes era mala palabra hoy es casi indispensable cuando se habla de belleza.

Para recuperar el brillo, eliminar las manchas y disminuir las arrugas nunca es tarde. El peeling es una técnica de exfoliación que se aplica con el fin de lograr que la piel saque de su superficie las capas de células muertas, facilitando así su renovación. De este modo, se consigue lucir un rostro más terso, joven y radiante.
Dependiendo del agente químico que se emplee el peeling nos ayuda sobre el control de  la grasa y bacterias en las pieles acneicas.
Cada paciente tiene su propia necesidad por eso existen tres tipos de peeling según la profundidad de su efecto:

Peeling superficial: ayuda a cerrar los poros, atenúa las cicatrices originadas por el acné y las arrugas finas. Además, aporta uniformidad al tono de la piel y un aspecto más juvenil y saludable. Este tipo de peeling ayuda a controlar las foliculitis y las secreciones sebáceas, y deja nuestra piel en mejores condiciones para recibir cualquier tipo de tratamiento dermatológico.

Peeling medio: actúa sobre las arrugas finas y de profundidad media y, además, sirve para controlar las manchas producidas por el sol. También se emplea como paso previo o complemento de muchos tratamientos como la microdermoabrasión, lifting o rellenos.

Peeling profundo: los resultados son espectaculares. El peeling profundo consigue actuar sobre las arrugas superficiales, medias y profundas, elimina manchas solares y queratosis. Asimismo, produce la retracción de la piel, lo que ayuda a mejorar notablemente los problemas de flaccidez.