lifting japonés

¿Qué es el lifting japonés?



El cuidado personal es algo que actualmente está a la orden del día y son cada vez más las personas que no dudan en buscar nuevos métodos y tratamientos de belleza para aprovecharse de sus beneficios. Uno de los más recientes en llegar es el conocido como lifting japonés, una técnica que aúna una gran parte del conocimiento estético del mundo Oriental, adaptado totalmente a los tratamientos estéticos de Occidente.

El lifting japonés, también conocido como masaje Kobido, podría decirse que es una alternativa completamente natural, y sobre todo no invasiva, para que la piel tenga un aspecto radiante y más joven, razón por la cual está teniendo cada vez más éxito en todo el mundo. Seguramente muchas personas no sabrán que es exactamente esta clase de tratamiento, pero podemos decir como introducción que, con él, se consigue tonificar los músculos de la cara y reafirmar la piel, consiguiendo mejorar la apariencia del rostro.

Además, este estiramiento no quirúrgico contribuye con el fortalecimiento de la fisonomía facial, mejorando su aspecto por algo tan sencillo como aumentar el flujo sanguíneo. Incrementa tanto del colágeno como la elastina y realiza un drenaje linfático, por lo que podemos hablar de una de las mejores formas de mantener nuestro rostro con el mejor aspecto posible. Un buen lifting japonés trabaja también los nervios faciales, equilibrando el sistema nervioso central así como la capa superior de la epidermis y conseguir un balance equilibrado entre la propia cara y el cuerpo.

Es, además, muy agradable para quien lo recibe, por lo que se tiene una estupenda sensación siempre que se recibe.

Otros beneficios del lifting japonés

Además de los beneficios antes citados, este tratamiento también aporta otra serie de ventajas que podremos aprovechar para mantener nuestro rostro en el mejor estado posible, tanto por dentro como por fuera.

  • La cara adquiere una gran vitalidad, con un aspecto que se nota desde el primer momento prácticamente.
  • Consigue aliviar el estrés y las tensiones acumuladas a lo largo del día.
  • Consigue mantener los músculos de la cara firmes, con lo que se evita o se retrasa la aparición de las líneas de expresión.
  • Mejora notablemente los niveles de hormonas en el cuerpo y ayuda a dar mayor vitalidad a la cara.