vientre plano

¿Qué es la abdominoplastia invertida?



En realidad, una abdominoplastia invertida no se diferencia de la abdominoplastia ‘estándar’. En ambos casos se trata de eliminar la grasa localizada de la zona del abdomen. En lo que varían ambos procedimientos es en la manera de hacerlo o, más bien, en el lugar desde donde se procede a realizar la intervención.

En el caso de la abdominoplastia invertida, la incisión se lleva a cabo justo debajo del pecho, para eliminar la grasa sobrante, el exceso de piel y corregir el contorno de la pared abdominal.

¿Cuándo se recomienda la abdominoplastia invertida?

En general, los profesionales recomiendan la abdominoplastia invertida para aquellos pacientes que desean eliminar grasa localizada en una zona muy concreta del abdomen: la parte por encima del ombligo.

Este procedimiento de abdominoplastia deja una cicatriz en la zona sub-mamaria. Se suele ‘aprovechar’ en aquellos casos en los que ya existían cicatrices en esa zona o en casos en los que, tras la corrección de la flacidez en la zona abdominal superior, se pretende emplear la piel excedente en una intervención de reconstrucción mamaria.

La intervención

Esta operación para eliminar la grasa localizada de la zona abdominal se lleva a cabo utilizando una anestesia general. La incisión, como hemos comentado, se lleva a cabo en la zona de debajo del pecho. Se reafirman los músculos del abdomen, se estira y afirma la piel para, a continuación, ir eliminando la grasa excedente.

Después de la abdominoplastia invertida

Los pacientes que se someten a una abdominoplastia invertida sólo sienten unas ligeras molestias y la lógica rigidez en la zona del abdomen, la cual irá remitiendo con el paso de unas pocas horas.

Los profesionales recomiendan que el paciente se abstenga de realizar toda clase de deportes o actividades que requieran movimientos bruscos. Hay que tener en cuenta que la zona abdominal se pone ‘en funcionamiento’ en muchas actividades físicas en las que no necesariamente se emplea esta parte.

En esta línea, lo más probable es que el cirujano responsable de la intervención te aconseje llevar una faja de sujeción durante las cuatro o cinco semanas posteriores a esta abdominoplastia.

Es importante que tu médico te explique, antes de la operación, todos los pasos a seguir durante el periodo postoperatorio.