qué es la mentoplastia

¿Qué es la mentoplastia?



La mentoplastia (también denominada genioplastia) es el nombre técnico que se aplica a la cirugía que cambia la forma de nuestro mentón. Se puede llevar a cabo de varias formas: incorporando un implante, moviendo una parte del hueso hacia la parte interior o incluso eliminando parte del hueso y reconstruyendo la zona.

Con una intervención de estas características se consigue crear un perfil más armónico, aunque en ocasiones suele ir acompañada de una rinoplastia para conseguir el efecto global adecuado y que la cara tenga unas proporciones armónicas en conjunto.

El cirujano será el encargado de examinar la estructura facial de cada paciente. El profesional estudiará cuál será el procedimiento a seguir más adecuado y explicará al paciente los pormenores de la intervención.

Ésta puede durar algunas horas, pero lo normal es que se desarrolle de manera bastante rápida. En muchas ocasiones suele ser una operación de carácter ambulatorio, es decir, que el/la paciente vuelve a casa en el mismo día. Todo depende de cada caso, pues en algunas ocasiones se puede requerir una hospitalización por un corto espacio de tiempo.

No todas las mentoplastias consisten en reducir el mentón, dependiendo de la estructura ósea de cada paciente. Puede que se necesite aumentar el mentón con la intención de cambiar la forma de la barbilla y hacer una cara menos alargada, por ejemplo.

En el caso de aumentar el mentón se realiza un implante de silicona u otro material inocuo de pequeñas dimensiones, con una dureza similar a la del hueso, para que no se note la diferencia entre un mentón natural y aquel que haya sido intervenido quirúrgicamente.

Esta clase de prótesis se quedan fijas bajo los tejidos del mentón de manera permanente, no siendo necesario el cambio en ningún momento.

Tras la intervención se aplica una dieta blanda o a base de líquidos por algunos días y puede sentirse opresión además de notar hinchazón y algunas magulladuras, pero esa sensación desaparece en unos días y la paciente puede volver a su vida normal en menos tiempo del que se imagina, con un rostro más proporcionado.

Hay que destacar que la cirugía de mentón es un procedimiento completamente seguro y se realiza bajo anestesia local. Normalmente no tiene ninguna complicación, lo que hace que sea elegida por muchas mujeres hoy en día.

La recuperación inicial es de apenas una semana y los resultados son definitivos y totalmente seguros.