micropigmentación del pezón

¿Qué es la micropigmentación de areola y pezón?



Hoy en día existen infinidad de técnicas que ayudan a la mujer a tener un aspecto inmejorable, independientemente de las patologías, intervenciones o enfermedades que hayan padecido o vayan a experimentar. Una de ellas es la mastectomía, intervención que consiste en la extirpación de la glándula mamaria o parte de ella.

En este caso, la micropigmentación de areola y pezón ayuda a mejorar estéticamente esta zona afectada, haciendo un tatuaje mediante la implantación de pigmentos a nivel epidérmico y dando un mejor aspecto a la zona afectada, dando más seguridad a la mujer.

Con este tratamiento se consigue imitar el aspecto de la areola y del pezón, algo que se realiza mediante micropigmentación, siempre hecha por un profesional. En este caso se debe buscar la colaboración con la paciente para adecuar el tamaño y color de la areola para que se adapte a la forma más natural.

Esta clase de tatuaje por micropigmentación de la areola se lleva a cabo en varias sesiones, una para hacer el gruso de la pigmentación y después para perfeccionarla y dejarla correctamente, para corregir las asimetrías de tamaño, color o forma de las areolas.

Hay ocasiones en las que es necesario pigmentar las cicatrices de un color parecido al del que tiene el tejido que las rodea, con lo que disimular a la perfección toda la zona (caso de las cicatrices periaolares) que suelen quedar blancas a medida que va pasando el tiempo.

Este tratamiento se consigue a través de una pequeña lesión del tejido que permite dejar la tinta en la dermis, justo debajo de la capa de la piel más superficial. Para ello, todo el proceso debe ser realizado por un profesional y con las máximas medidas de asepsia e higiene para que todo sea correcto y no haya ninguna clase de complicación.

¿Cómo es el procedimiento?

De este procedimiento hay que decir que es completamente seguro y cómodo para la paciente, es indolora permite poder ajustar el color y forma de la areola y del pezón. Una de sus ventajas es que no genera ninguna clase de cicatriz y el efecto es permanente, aunque con el paso del tiempo puede requerir alguna clase de retoque con el paso de los años.

Esta clase de intervención permite camuflar cicatrices antiestéticas en diferentes zonas del cuerpo para disimular los defectos de pigmentación que se pueden tener tras una mastectomía como es el caso, convirtiéndose en la mejor alternativa para una correcta reconstrucción mamaria de esta zona.