Plastic Surgery

¿Qué preguntas le hago a mi cirujano plástico?



En España se realizan, cada año, en torno a 65.000 operaciones de cirugía estética. En Clínica Iliou, la experiencia que acumulamos nos dice que la satisfacción que logra el paciente ante estas operaciones es directamente proporcional a la comunicación y grado de información que ha recibido por parte de su especialista.

En el mundo de la cirugía plástica y estética la información es clave. Un profesional debe estar dispuesto, en todo momento, a facilitarle al paciente todos los datos necesarios acerca del centro, las credenciales profesionales o las técnicas que se van a emplear en su intervención. En este sentido, un primer consejo que te damos a este respecto es que si te encuentras con un ‘profesional’ estético que te responde con evasivas o que no está dispuesto a darte todos los datos que precises, es mejor que busques otro centro de cirugía estética.

Ya sea para someterte a una liposucción de papada, una blefaroplastia, un aumento-redución de pechos o una intervención de lipofilling facial, es necesario que, de manera previa, manejes un cuestionario tipo para planteárselo a tu especialista, de manera que no te quedes con ninguna duda. Nosotros te proponemos una serie de preguntas modelo:

–          ¿Existen alternativas no quirúrgicas a la intervención?

–          ¿Qué pasos previos y posteriores al procedimiento he de seguir?

–          ¿Se pueden presentar complicaciones? ¿Cuáles?

–          ¿Qué experiencia tiene el profesional que se va a encargar de la operación en intervenciones de esta clase?

–          ¿Puedo ver su titulación?

–          ¿Disponen de material gráfico sobre anteriores intervenciones como la que me van a realizar?

–          ¿Con qué medios cuenta su centro de estética?

–          ¿Cuántos años lleva operando?

–          ¿Qué opciones me dan si no estoy satisfecha/o con los resultados de la intervención?

En general, estas son algunas de las cuestiones que todo buen profesional de la cirugía estética no debería tener ningún problema en contestarte antes de iniciar incluso la evaluación previa de tu caso. Recuerda que toda la información bidireccional paciente-especialista que se facilite no sólo te ayuda a ti a saber a qué te enfrentas. El profesional también encuentra en todos los datos que pones en sus manos una manera de personalizar y adaptar los tratamientos aún más a tus necesidades.