despachodoctor

Contacta con la clínica

1+1=? 

 

Tras el divorcio llega la cirugía por venganza

La cirugía estética por venganza es cada vez más común. Más de una cuarta parte de los pacientes de cirugía plástica fueron mujeres recién divorciadas (26%), y el 11% hombres, según una encuesta realizada por el Grupo de Cirugía Plástica Transform, en Gran Bretaña.

Sin ir más lejos, la estrella de Real Housewives of Beverly Hills, Brandi Glanville, ha admitido recientemente en su libro Drinking and Tweeting and Other Brandi Blunders (Beber, tuitear y otros disparates de Brandi) que gastó cerca de 10.000 euros en un rejuvenecimiento vaginal después de romper con su exmarido Eddie Cibrian. Lo más sorprendente es que admite haber pagado la cirugía con la tarjeta de crédito de Cibrian.

despachodoctor

En total, podemos agrupar a este tipo de pacientes en tres categorías: los recién divorciados, que están “de vuelta en el mercado”, los recién solteros que siempre habían querido someterse a una cirugía plástica pero sus exparejas no lo aceptaban. Y luego están los pacientes que buscan hacerse cirugía plástica como una forma de poner celosos a sus exparejas. Es como: “¡Mira lo que te pierdes!”.

Sin embargo, según la escala de estrés de Holmes y Rahe, elaborada por el Instituto Americano del Estrés, los recién divorciados podrían no tener la mejor mentalidad para tomar decisiones médicas importantes, como someterse una cirugía estética. De hecho, el divorcio es uno de los eventos más estresantes que pueden ocurrir en la vida, solo después de la muerte de un cónyuge.